Tras la jornada de descanso, el hockey línea vuelve a escena este fin de semana en Zorrotza con un duelo en el que el Metropolitano se enfrentará al Hockey Club Castellón en Liga Élite (sábado 19:30) y a Arona Guanches en Liga Oro (domingo 12:30).

En lo correspondiente al encuentro Élite, el HC Castellón se reforzó bien en verano, con la contratación del canadiense Jeffery Perry, el internacional español Ignacio del Rey y el jugador checo con pasado en el Metropolitano, Stanislav Husak. Pero tras tres partidos disputados (el partido ante el Espanya HC correspondiente a la segunda jornada fue aplazado), el HC Castellón se encuentra con un balance de una victoria y dos derrotas. En la primera jornada doblegó al CP Castellbisbal en un partido con una gran cantidad de goles (11-6 para los de Castellón), mientras que en la tercera y cuarta jornada fue claramente derrotado ante Tres Cantos (10-3) y Molina Sport (3-8).

Por su parte el Metropolitano cuenta con un parcial de una victoria y tres derrotas. En la primera jornada, el conjunto bilbaíno cayó por la mínima ante el actual campeón, el CPLV (1-2), mientras que en la segunda jornada volvía a caer de nuevo por un gol (6-5) ante Jujol Jokers. Ya en la tercera jornada, los de Bilbao se impusieron con claridad ante Castellbisbal por un contundente 8-2, y en la última jornada el Espanya conseguiría llevarse el encuentro ante el Metro por un claro 7-2.

Por otro lado, el domingo se verán las caras los dos últimos clasificados de la Liga Oro. Un Metropolitano que tras tres partidos no conoce la victoria se enfrentará a un Arona Guanches que se ha reforzado con el objetivo de volver a la élite. El conjunto tinerfeño cuenta esta temporada con 5 extranjeros, los eslovacos Tomas Valo y Michal Radusovsky y los tres checos Ladislav Jaros, Martin Gremlica y Ladislav Pszczolka. Los Guanches cayeron en la primera jornada antes Tucans por 6 goles a 2, mientras que en la segunda jornada se impusieron en los penaltis a Espanya consiguiendo así el punto bonus. Sin duda será una dura prueba para el joven conjunto bilbaíno, que si quiere mantenerse en Liga Oro, tendrá que hacerse fuerte en casa esta temporada.