El Metropolitano acudió con tan sólo 8 jugadores de campo a Castellbisbal, pero consiguió hacerse con la victoria gracias al póker de goles de Jan Andrysek.

El sábado por la tarde tuvo lugar la duodécima jornada de la Liga Élite, donde se midieron el CP Castellbisbal y el Metropolitano Hockey Club en tierras catalanas. Los locales venían de una dura derrota en la anterior jornada ante Molina Sport (14-2), pero los chicos del Metropolitano eran conscientes de que el conjunto catalán no pone las cosas fáciles en su pista. Es por ello que el Metro quiso comenzar el encuentro con gran intensidad y presión alta para contrarrestar la velocidad de los jóvenes jugadores catalanes. El primer tanto llegaría por medio de Asier Arpón en situación de superioridad y tan solo dos minutos después el gran protagonista del encuentro, el checo Jan Andrysek, ampliaría la ventaja colocando el 2-0. A falta de poco más de 10 minutos, Ian Alarcós acortaría distancias para los locales (1-2), quienes llegarían a igualar el marcador por medio de Arnau Llausí en superioridad a falta de 2 minutos para el descanso. Fue entonces cuando el Metropolitano decidió pedir un tiempo muerto para reorganizar las líneas e intentar detener el arreón local, lo cual pareció surtir efecto, ya que a falta de 30 segundos de terminar la primera mitad, Asier Gayoso anotó el 2-3 en el luminoso.

Dicho gol fue una inyección de moral para el conjunto bilbaíno, que en la segunda parte se hizo dueño del partido con un protagonista por encima de todos. En los cinco goles posteriores que anotaría el Metropolitano, estuvo presente Jan Andrysek. El checo realizó un segundo periodo digno de enmarcar con 3 goles y 2 asistencias, para acabar con un total de siete puntos en su casillero particular (4 goles y 3 asistencias). Los autores de los otros dos goles fueron Stephan Davis y Filip Petterson. La jornada favoreció al Metropolitano, quien vio como dos de sus rivales directos en la lucha por el playoff caían derrotados (Molina Sport y Tres Cantos), colocándose así a tan sólo un punto de los cuatro primeros.