El Metropolitano Hockey Club finalizó el pasado sábado la primera vuelta de la Liga Élite y Liga Oro masculina en Barcelona, donde ambos conjuntos cayeron por la mínima ante el HC Rubí Cent Patíns.

Primero fue el turno del conjunto Élite, que comenzó el encuentro “enchufado” y a los diez minutos del comienzo ya lideraba por 0-2, con goles de Asier Arpón y Jan Andrysek. Tras una doble superioridad, sería Asier Arpón de nuevo el que colocaría el 0-3 en el marcador, pero dos minutos después, Pol Olivella recortaría distancias para los locales (1-3). No obstante, el conjunto bilbaíno continuaría materializando oportunidades y Stephan Davis en dos ocasiones colocaría el 1-5 con el que se llegó al descanso. Con semejante ventaja, todo parecía encaminado para que el Metropolitano consiguiese una victoria que les aupase a puestos de playoffs pero no fue así. El conjunto de Rubí optó por hacer un cambio de portero, ya que David Ros no estaba teniendo uno de sus mejores días, y colocó al finés Markus Piipo en portería quién realizó una magnífica segunda parte deteniendo todos los ataques visitantes. Poco a poco, Cent Patíns se fue acercando al marcador hasta llegar a los minutos finales con un ajustadísimo 4-5. Fue entonces el cuando conjunto bilbaíno se vería en situación de inferioridad tras 2 sanciones, cuanto menos, rigurosas. La primera fue un choque fortuito donde se sancionó al capitán del Metropolitano, Imanol Cárcamo, con dos minutos por interferencia. A los 20 segundos de finalizar la sanción, Rubí anotaría el empate aprovechando un rebote en la portería de Filip Petric. La segunda penalización fue otra interferencia, pitada esta vez al sueco Filip Petterson a falta de 5:38 para el final del encuentro. El conjunto catalán no desaprovecharía esta situación y conseguía darle la vuelta al marcador por medio del americano PJ Di Martino, colocando así el definitivo 6-5. Tras la primera vuelta el equipo de Bilbao se sitúa en la 5ª posición con un balance de 4 victorias y 5 derrotas (cuatro de ellas por la mínima), clasificándose así para la Copa del Rey y a tan sólo dos puntos de las posiciones de playoff.

Tras este encuentro, se disputó el partido de la Liga Oro Masculina que enfrentaba al tercer clasificado, el Rubí Cent Patíns B, frente al último, el Metropolitano B. El partido comenzó con los locales controlando la pastilla, mientras que el Metropolitano intentaba hacer daño a la contra. Tras ver que los ataques de su equipo no daban fruto, el entrenador de Rubí Cent Patíns decidió pedir un tiempo muerto mediada la primera mitad, estrategia que funcionó a la perfección ya que en menos de un minuto su equipo conseguiría perforar la portería protegida por Eneko Etxezarraga en dos ocasiones. A finales de la primera parte sería Iñigo Postigo quien recortaría distancias colocando el 2-1 en el luminoso. La segunda parte comenzó con la misma tónica, y fueron los locales quienes ampliaron la ventaja en el marcador a falta de 17:07 del final (3-1). Lejos de venirse abajo, el Metropolitano continuó luchando y el capitán Mikel Abando recortaría distancias mediada la segunda mitad. No obstante ninguno de los dos equipos consiguió anotar más goles dejando así el marcador en un definitivo 3-2. Tras una primera vuelta muy dura, este partido ha servido para dar una pequeña inyección de moral a los jóvenes jugadores bilbaínos, quienes van cogiendo experiencia y han demostrado poder luchar de tú a tú ante uno de los equipos más fuertes de la competición.